Las Personas Privadas de la Libertad-PPL somos un caudal de los ríos de gente que hoy manifiestan sus inconformidades y salen a las calles a protestar. Somos la expresión de los múltiples problemas que tiene el país y que los gobiernos de turno, han pretendido ocultarlos con el encierro y el castigo humano y social, de privarnos no solo de la libertad, sino del goce de derechos fundamentales. Somos un río de gente, sueños y vida represados, y como agua represada hemos de buscar las grietas para volver a nuestro cauce.

Saludamos con gran entusiasmo las diversas voces que han comunicado su apoyo al Paro Nacional del 21 de noviembre, denunciando los problemas estructurales que arrastra el país hace varias décadas, y hoy con el gobierno del sub presidente Duque se muestran de manera descarnada; asistimos al recrudecimiento de las reformas neoliberales que dañan las fibras estructurales del funcionamiento político, económico, social y cultural del país, conjugado con la limitación de las garantías democráticas y el despertar de comportamientos fascistas en sectores del gobierno y la fuerza pública.

Sumamos nuestra voz a la de los distintos sectores que confluyen en la vida carcelaria, que llaman la atención sobre la grave Crisis humanitaria que vivimos tras las rejas más de 124.000 personas, que como se señala el sindicato de trabajadores del inpec Fecospec, supera el 55% de hacinamientos nacional y algunos centros de reclusión es superior a esta cifra. La penosa falta de soberanía nacional que somete a cientos de connacionales a procesos de extradición. La falta de cumplimiento a los acuerdos pactados con las Farc-ep, que hoy mantiene un gran número de personas sin acceso a los beneficios comprometidos por el gobierno. La imperiosa solicitud de reactivación del dialogo con el ELN. Y el cese a la estigmatización y persecución en contra de las comunidades LGBTI, Indígenas, afro y extranjeros.

Reclamos que refuerzan y dan vida al pliego que como sector de la sociedad nos une, y que invita a ser rodeado y visibilizado por las distintas expresiones políticas, organizativas y sociales. En los siguientes puntos:

1. Decretar la emergecia social y humanitaria en las carceles

2. Decretar la rebaja del 20% a todas las personas privadas de la libertad-PPL.

3. Regionalizar a las PPL y facilitar el acercamiento familiar

4. Permitir beneficios judiciales, adminIstrativos y subrogados penales a todas las PPL sin exclusión.

5. Resolver los problemas sociales, salud, salubridad y hacinamiento.

6. Promover la justicia restaurativa con penas máximo de 25 años.

7. Construir una reforma a la política criminal y penitenciaría

8. Por la soberanía Nacional No a la extradición de colombianos.

Exigimos especialmente se atienda lo proferido por la Corte Suprema de Justicia como Estado de Cosas Inconstitucionales.

Se elimine el perfil de enemigo interno que, ensaña su represión en contra de los sectores más empobrecidos de la sociedad; persigue a los líderes campesinos, sociales y cominitarios, estudiantes universitarios, gente que piensa actúa criticamente.

Como Movimiento Nacional Carcelario-MNC comprendemos que la cárcel es un lugar diseñado para castigar, no para resocializar, por ello sabemos que es luchando la única forma en que lograremos que nuestros derechos sean garantizados.

Llamamos a todas la personas víctimas del sistema judicial carcelario y penitenciario: PPL, familiares, amigos, a este 21 de noviembre levantar sus voces, marchar, emprender acciones de protesta al interior de las cárceles, denunciar lo que a diario nos agobia.

Desde las cárceles gritamos que este sistema No aguanta más, y que si juntamos las fuerzas, como un río arrazaremos los muros que nos represan y las políticas neoliberales que nos contaminan.

¡ Preso es quien no lucha!
¡Viva el Paro Nacional!